domingo, 20 de marzo de 2016

El fin de la familia, la vida, la sociedad, el mundo y toda la galaxia o lo que los canutos (y otros más) entienden por aborto.

Una de las razones que me impulsó a llevar a la luz mis pensamientos fue porque mi Facebook se transformó en el campo de batalla con más falacias que he visto por parte de los hermanos de mi iglesia y de otras iglesias y de todas las iglesias que estén dentro del espectro visible del universo.

El punto que me molesta es que estos ciudadanos (bueno, también gente que no), parece que nunca entendieron que el proyecto hablaba de 3 causales muy específicas y no de aborto libre (lamentablemente) y hacían pensar con sus comentarios que la aprobación del aborto casi significaría el fin de la especie (no le veo nada de malo a eso, pero bueee...).

No había un verdadero debate. No. Solo un "la palabra de Dioh padre todo poderoso". Yo tengo una postura muy clara sobre el tema, pero siempre estoy abierta a discutir si una persona piensa distinto con argumentos racionales, no ocupando a dios para todo. Nada de reflexionar hacia el concepto de persona como una construcción cultural, el límite en el tiempo para la interrupción del embarazo,los derechos civiles. Nada. Y lo único que vi fue gente haciendo pataletas en el nombre de Dios.

Todo este preámbulo  va a decir una cosa: detesto que usen el nombre de su dios para ocultar su misoginia. Por último asuman de frente que no quieren que las mujeres tengamos derechos sobre nuestros cuerpos.

¿Cómo lo vivieron ustedes? Díganme qué piensan. Opiniones bienvenidas, salvo que sea el pastor Soto, él no.

Bueno sí, esto fue más un descargo amorfo que otra cosa, esto tiene muchas aristas que serán tratadas más adelante. Por ejemplo ¿Han cachado que casi quieren hacer un estado igual a la iglesia? Estado laico mis ovarios.

Por cierto, ya se viene un glosario ateo. Estén atentos.

¡Muchas gracias por leer!

1 comentario:

  1. Debo decir que estas palabras reflejan bastante bien el gusto amargo que quedó tras ese "elevado" debate que fue el de los diputados y el todavía más elevado (?) que se da en redes sociales, donde los argumentos no iban más allá de "feo, malo, caca". Muy pocos realmente alzaron la voz con argumentos más elaborados que"dioh padre dize que ezo ez malo"

    ResponderEliminar

Deposite aquí su valoración cualitativa.